Afrontando los retos de ser celíaco

Es muy normal que sientas temor, desesperanza y ansiedad cuando se te diagnostica una determinada enfermedad. Con la celiaquía te enfrentas a un nuevo mundo que incluye entre otras cosas, un cambio radical y permanente en tus hábitos de alimentación.

Saber tu nueva condición de salud indudablemente, no es la mejor noticia que puedas llegar a recibir. Te enterarás de que inmediatamente deberás dejar de consumir gluten, siendo este, uno de los tantos retos que deberás enfrentar a partir de hoy.

A continuación, conocerás los cinco principales retos a los que se enfrenta una persona con enfermedad celíaca. También te dejaremos con algunos consejos importantes que deberás de poner en práctica para vivir sano. Síguenos hasta el final.

Primer reto: aceptar la condición.

Tu médico ya te contado que padeces de celiaquía y si aún no has entendido exactamente de que va la celiaquía, deja que te lo explique de forma rápida y sencilla.

Si eres celíaco, lo que pasa es tu cuerpo es que tu mismo organismo rechaza la proteína de gluten, que es una proteína proveniente del trigo, centeno, cebada y avena. Como consecuencia, tu intestino se inflama, se ataca la mucosa intestinal y finalmente se destruyen las vellosidades del intestino.

Por ende, lo que a partir de ahora ocurre es que debes dejar de consumir alimentos que contengan gluten o trazas del mismo. Es algo que debes aceptar y comenzar a ver como un nuevo hábito de vida saludable.

Segundo reto: cambio de hábitos de alimentación.

Apenas te enteres de tu diagnóstico de celiaquía, debes comenzar a hacer cambios radicales en tus hábitos de alimentación. En la medida que vas comprendiendo mejor los problemas de salud que te puede producir la enfermedad, más fácil y rápido comenzarás a realizar estas modificaciones.

Ya te irás enterando, en la medida que inicies y mantengas tu control alimenticio con los médicos especialistas y nutriólogos, que son muchos los productos alimenticios existentes que contienen gluten.

Pero por otra parte, investigando y probando por ti mismo, irás conociendo que hay muchos sustitutos del gluten en el mercado, por ejemplo, puedes encontrar harinas de maíz, de patata, de arroz de mandioca y muchas otras más, que son ideales para preparar panes, tortas y otras recetas.

También verás que en el mercado podrás encontrar productos comerciales, como galletas, tortas, bebidas y más consumibles y snacks libres de gluten. También muchos restaurantes ya están incorporando en sus menús platillos libres de gluten aptos para celíacos.

Tercer reto: controlar las emociones.

Muchas veces te sentirás frustrado porque hay sitios donde posiblemente no puedas ir a comer o tienes que dejar de consumir esas galletas con gluten que tanto te gustan, y la tentación siempre estará acechándote para que consumas gluten.

Esto puede llegar a ser agotador, desde un punto de vista psicológico y emocional. Aparecerán sentimientos de culpa, rabia y tristeza, que podrían llegar a desencadenar episodios de ansiedad, estrés y depresión. Si esto ocurre a menudo, deberás buscar ayuda profesional inmediatamente.

Cuarto reto: ignorar los mitos que no son ciertos.

De entre toda la información que existe sobre la celiaquía, un alto porcentaje no son más que mitos urbanos y que carecen de toda explicación lógica por científicos y médicos. En este caso no estará mal escuchar sobre las experiencias que otras personas celíacas han tenido, pero no caigas en el juego de alimentar las falsas creencias.

Debes estar informado y conocer sobre tu propia enfermedad, ya que solo tú serás capaz de desmentir o aclarar cualquier información dudosa o errónea que tengan las demás personas con respecto a la enfermedad celíaca.

Entre lo más importante, debes recordar siempre que, primeramente la celiaquía no se cura, se controla y segundo el dejar de consumir gluten no te volverá anoréxico o desnutrido, la proteína de gluten no tiene valor nutricional por tanto, prescindir de ella no te generará problemas alimenticios todo lo contrario es la clave para controlar la enfermedad.

Quinto reto: valora los aspectos positivos.

Cuando vas a la tienda a comprar algún aparato o producto y debes escoger entre distintas marcas, siempre haces comparaciones con respecto a los puntos positivos y negativos para decidir cuál será es el que mejor se adapta a tus necesidades.

En el caso de la celiaquía debes hacer algo más o menos parecido. Debes conocer los aspectos negativos de la enfermedad para que puedas cuidar mejor tu salud. Pero en cambio, debes valorar los aspectos positivos que encuentres en el camino.

Mientras más puntos positivos tengas, más sencillo será vivir tu nuevo estilo de vida. Un buen aspecto es que desde que obtuviste el diagnóstico de enfermedad celíaca, ya sabes que no debes ingerir productos con gluten y si mantienes esta dieta, entonces las molestias que antes sentías simplemente desaparecerán de tu vida.

También, ya lo dijimos anteriormente, conocerás una nueva gama de productos que te ayudaran a mejorar y equilibrar tu alimentación. Podrás probar recetas completamente nuevas y disfrutar de una comida balanceada, saludable y muy nutritiva.

Algunas recomendaciones que puedes poner en práctica.

Lo primero que debes hacer en aceptar tu enfermedad. Es una condición de salud que no se cura pero que si puedes controlar y remitir los efectos adversos. Si aceptas tu enfermedad, entonces tu vida será más fácil y comenzarás a ver las cosas desde un mejor punto de vista.

Seguidamente, debes de tomar el control de la situación y comenzar a cuidar tu salud. Para ellos empieza desde ya a eliminar los alimentos que contienen gluten de tus preparaciones, esto es, todos aquellos productos que contienen trigo, cebada, centeno y avena. Igualmente, revisa constantemente las etiquetas para cerciorarte que no contienen trazas de gluten.

No será fácil al principio, pero luego tu mismo vas aceptando y controlando la situación. Para llegar a este punto comienza por controlar tus emociones negativas, si sientes que es muy cuesta arriba busca ayuda profesional con psicólogos. Practicar algún deporte o meditar también serán de mucha utilidad para lograr un estado de paz.

Por otra parte, debes estar siempre informado y conocer mejor que nadie tu enfermedad. Mucha gente tiene ideas erróneas sobre lo que es la celiaquía, inclusive hay quienes piensan que la dieta libre de gluten es una moda establecida por los gurús de la alimentación. Aclara esta situación y da a conocer las consecuencias de la enfermedad.

Finalmente valora lo bueno y aprende de lo malo. Ser celíaco no es el fin del mundo, es simplemente hacer algunos cambios en el estilo de vida para poder mejorar tu salud. Poco a poco verás como la enfermedad se va adecuando a tu vida y no al contrario. Tu vida podrás llevarla con toda normalidad disfrutando de la buena comida.

¡Suerte!

Deja un comentario