Celiaquía en ancianos

Está plenamente confirmado que la celiaquía en ancianos existe, aunque en algunos casos es más difícil de identificar, esto se debe a que normalmente se suele confundir esta condición con síntomas de otro tipo de enfermedades, pero gracias al avance de la medicina, se puede identificar mucho más rápido.

De igual forma, en este apartado es necesario identificar cuáles son los síntomas y cómo tratar esta condición, en los últimos años la cifra de celíacos en edad adulta ha aumentado notablemente, sobre todo en personas de más de 60 años.

Cabe destacar que existen asociaciones que afirman que es una enfermedad más común en hombres que en mujeres, por ende, es importante identificarlos a tiempo, ya que sus síntomas pueden variar y tener efectos a largo plazo.

Entre estos efectos están, dificultades para absorber los nutrientes, por lo que pueden presentarse cuadros severos de desnutrición, además de daños en el intestino delgado y alteración poco habitual en el mismo.

La alimentación sana a cualquier edad es una prioridad, pero en el caso de los ancianos lo es mucho más, es la garantía de una vejez saludable con días llenos de energía y vitalidad, en este apartado queremos mostrarte algunos síntomas y la solución para esta desagradable condición.

Síntomas de la celiaquía en ancianos

Los síntomas de la celiaquía varían según la edad, por ejemplo los niños presentan diferentes síntomas que los adultos, las personas de tercera edad en muchos casos son pacientes asintomáticos y resulta un poco más complejo determinar la enfermedad.

Por ende, esto se convierte en una situación complicada y comenzar un tratamiento resulta complejo si no tenemos un diagnóstico acertado, pero el punto más importante para determinar esta enfermedad son los síntomas, los cuales mostraremos a continuación:

  • Dolor y distensión abdominal.
  • Episodios recurrentes de ardor abdominal.
  • Proceso digestivo lento y pesado.
  • Alteraciones a nivel intestinal, causando diarrea y estreñimiento.
  • Deficiencia de vitaminas importantes para las personas de tercera edad, que puede acarrear otras enfermedades como osteoporosis, anemia, entre otros.

Para determinar los síntomas suele ser un tema complejo para el médico tratante, sobre todo porque en la mayoría de los casos los pacientes presentan trastornos digestivos y al momento de realizar la evaluación correspondiente puede presentar resultados alterados.

Sin embargo, para llegar a un diagnóstico final en el caso de la celiaquía en ancianos, es necesario combinar diferentes pruebas médicas e intestinal con diferentes dietas libres de gluten, observando así los cambios en la salud del paciente.

Cambios de la celiaquía en ancianos

En el momento que el paciente comienza un tratamiento y una dieta estricta libre de gluten, seguramente llevará una vida tranquila y saludable, cabe acotar que antes de esto es necesario que no haya ocurrido ningún daño irreversible, es por eso que la detección a tiempo es tan importante.

Los celíacos sin importar la edad deben prestar especial atención a todo lo que consumen, la mayoría de especialistas afirman que  más del 80% de los alimentos contienen gluten, esto se debe a que es un componente que conserva por más tiempo los productos.

Es por eso que podemos encontrarlos en salsas, fiambres, sopas, conservas, condimentos, entre otros, es importante mencionar que actualmente se considera una enfermedad benigna y si es diagnosticada a tiempo y se retira el gluten de su dieta, el paciente puede tener calidad de vida sin problemas.

La alimentación es la clave para una vida sana

Una vez diagnosticado, es imprescindible comenzar un tratamiento efectivo, este consta principalmente de llevar una alimentación sana y libre de gluten de por vida, así los pacientes evitan esas desagradables molestias que suceden cuando consumen productos con gluten.

El gluten es una proteína que está presente en algunos cereales como el centeno, el trigo, la cebada, la espelta, la avena, entre otros, evitar este tipo de alimentos mejorará el funcionamiento intestinal.

En el momento en que el paciente ha eliminado el gluten totalmente de su dieta, es notable el cambio en los síntomas de la condición en pocas semanas, según los diferentes estudios los pacientes consiguen en pocos meses un estado nutricional óptimo, mejorando así su calidad de vida.

Por otra parte, hay que tomar en cuenta que estos cambios pueden llevar hasta dos años, por tanto la paciencia en estos procesos es fundamental, eliminar totalmente el gluten de la dieta no es un proceso fácil porque muchos de nuestros alimentos habituales lo tienen.

Asimismo, hay que mencionar que tener una dieta supone un gasto mayor para la familia y en algunos casos deciden abandonar este tipo de dieta, pero es imprescindible para ofrecerle una vejez sana a nuestro familiar.

De igual forma se recomienda disminuir el consumo de productos con lactosa, ya que también afecta el mecanismo intestinal de los celíacos,  cabe acotar que a los celíacos se les receta el consumo de suplementos vitamínicos y de hierro para reemplazar algunas de estas carencias que no consumen en otros alimentos.

Específicamente, en el caso de los ancianos, lo mejor es eliminar el consumo de carbohidratos como la pasta y el arroz, sustituyendo estos productos con verduras frescas, en internet encuentras páginas con recetas deliciosas de verduras.

Si los síntomas persisten aún cuando se haya cambiado la dieta es probable que el paciente tenga otras afecciones o trastornos comunes como el síndrome de colon irritable, colitis, proliferación bacteriana del intestino, intolerancia a la lactosa, etc.

En fin, si luego de todas estas recomendaciones la dieta libre de gluten no funciona, hay que poner especial cuidado a otros alimentos o productos que sí contengan esta proteína y eliminarlos en su totalidad, basados siempre en la asesoría médica y su nutricionista de confianza, recordemos que cada paciente tiene requerimientos diferentes.

Otros síntomas de celiaquía

Deja un comentario