Intolerancia al gluten: no es igual a ser celíaco

Sabemos que si eres celíaco tendrás graves dificultades con el gluten. Por otra parte, existe una condición peculiar donde las personas son intolerantes al gluten sin llegar a padecer de celiaquía.

Entonces tenemos, que si la celiaquía es una enfermedad y que ataca al sistema inmunológico y la intolerancia al gluten es el rechazo que presentan algunos organismos a esta proteína, debemos dejar de ver la celiaquía y la intolerancia al gluten como iguales.

En el presente artículo, te vamos a explicar la diferencia que existe entre estas dos patologías, las cuales, a pesar de que cursan con una sintomatología muy parecida, repercuten de formas completamente diferente entre los pacientes celíacos y los intolerantes al gluten.

Celiaquía Vs. intolerancia al gluten: diferencias considerables

Como ya se dijo, estas dos patologías presentan notorias diferencias que te vamos a contar, pero antes de establecerlas, es necesario que definamos cada una para poder advertir más rápidamente los factores que tienen una u otra.

Recordemos que la celiaquía es una enfermedad sistémica de tipo autoinmune. La característica que más resalta en la enfermedad es que las personas no pueden consumir gluten, ya que esta proteína no la pueden digerir y esto causara graves daños al intestino delgado y otros órganos y tejidos del cuerpo.

Mientras que la intolerancia al gluten, es un término médico más reciente, que se usa para definir un tipo de alergia que consiste en el rechazo que ciertos organismos humanos presentan hacia el gluten, sin que esto llegue a representar graves riesgos de salud entre quienes padecen la condición, ya que no se afecta el intestino ni ningún otro órgano.

Sin embargo, hay algo en lo cual estas dos patologías coinciden y viene a ser la cadena de reacciones que desencadena el gluten una vez que entra al organismo. Por esta razón tanto los celíacos como los intolerantes al gluten, deben evitar a toda costa, el consumo de gluten.

Intolerancia al gluten no celíaca: sintomatología principal

Dependiendo de cada organismo, pueden aparecer unos u otros síntomas, igualmente los pacientes pueden percibir mayor o menor grado de agudeza. Ahora verás los principales síntomas que puede presentar una persona intolerante al gluten. Los síntomas pueden ser recurrentes y aparecer inmediatamente al consumir gluten.

★ Hinchazón abdominal y flatulencias.
★ Cansancio excesivo y somnolencia.
★ Mareos, irritabilidad y alteraciones de los estados de ánimo.
★ Manchas rosáceas o rojas que produce comezón.
★ Períodos de diarrea o estreñimiento que pueden afectar las hemorroides.
★ Sensación de hormigueo o calambres recurrentes.
★ Períodos con afecciones gastrointestinales.

Diagnóstico preciso

Cómo cualquier otra enfermedad, es necesario tener un diagnóstico preciso para que el paciente pueda ejecutar las medidas más efectivas que le ayudarán a mejorar la calidad de vida y reducir las molestias ocasionadas por la enfermedad.

En este caso, es necesario que el paciente inicie una dieta alimenticia donde se excluya la proteína de gluten. Pero antes, el médico tratante debe confirmar si la persona en realidad es alérgica o no al gluten y para ello solicita exámenes de laboratorio especializados que demuestren alergias o intolerancia hacia las proteínas del gluten.

Luego de los resultados, el médico ordenará la realización de una biopsia intestinal con el objetivo de descartar si la persona es celíaca o simplemente intolerante al gluten.

El tratamiento adecuado

Igual a lo que ocurre en la celiaquía, no existe en la actualidad algún tratamiento específico que cure la intolerancia al gluten. En todo caso, lo que mejor puede ayudar al paciente a controlar o disminuir las molestias ocasionadas por la patología es tener una dieta alimenticia completamente libre de gluten.

Una diferencia notable con respecto al consumo de gluten es que los pacientes intolerantes al gluten, eventualmente, pudieran consumir algunos productos que contengan trazas de gluten, ya que podrán tolerarlo hasta cierto grado, cosa que no ocurre en el celíaco el cual si llega a consumir algo de esta proteína sufrirá graves daños en su salud.

¿Qué debe hacer una persona intolerante al gluten?

Las recomendaciones son bastante parecidas a las que tiene una paciente celíaco.

● Encontrar la dieta específica según las características personales de cada paciente, para ello debe contar con ayuda de un médico y un nutriólogo.

● Suspender y evitar comer aquellos alimentos que contienen gluten en especial los derivados del trigo cuya proteína gliadina conforma el 80% de la estructura del gluten.

● Crear autoconciencia y buscar información verás y precisa de cuáles alimentos se pueden consumir y cuáles no.

● Conocer las proteínas de gluten existentes para que puedas ubicarlas entre los compuestos de los productos que vas a adquirir.

● Tomar con responsabilidad tu condición de salud. No puedes ir por la vida abusando de lo que no puedes comer, solo tú eres responsable del estado de tu salud.

Conclusiones.

Ser intolerante al gluten no significa dejar que comer sabroso. El gluten puede ser fácilmente sustituido por otros alimentos, por ejemplo, puedes encontrar harinas a base de arroz, mandioca, yuca, maíz, soja… que pueden ser usadas en múltiples recetas. Prueba recetas libres de gluten y disfrutarás de una vida saludable y sin molestias estomacales.

Deja un comentario