Salud Para Celíacos

La harina sin gluten suele ser la base de la mayoría de preparaciones que facilitan la vida de cualquier celíaco y si has llegado hasta aquí puede que tengas dos dudas, cómo preparar harina sin gluten o dónde comprarla. Sigue leyendo y te explicaremos todo lo que debes saber al respecto.

Las mejores harinas sin gluten para todas tus preparaciones

Postres, desayunos, pastas, galletas y todo tipo de recetas libres de gluten partirán de las harinas que te presentamos a continuación. Gracias a ellas, no echarás en falta ninguna de las preparaciones que solías comer antes de tu diagnóstico y si se trata de niños, amarán las recetas que serpas capaz de preparar gracias a estas harinas.

Cómo preparar harinas sin gluten

En la mayoría de los casos, la preparación de las harinas consta de los siguientes pasos:

Limpieza

Se separan de cualquier tipo de impureza y se lavan muy bien. Dependiendo del grano, este paso puede incluir un tiempo para remojar y quitar la cáscara, como sucede con los garbanzos. Si la harina no se hará de granos sino de raíces o tubérculos como la yuca, este paso incluye pelar y lavar y las porciones.

Cocción (en los casos donde es necesaria)

Muchas de las harinas artesanales se preparan con los granos crudos mientras que en otros casos, las porciones o granos requerirán cierto grado de cocción.

Secado

El secado puede realizarse en un horno a fuego lento o medio, dependiendo del tipo de harina que se desea preparar.

Molienda

Puede ser con un molino especializado o con un simple procesador de alimento. Incluso, puede usarse la licuadora.

Tamizado

Será el último paso y permitirá uniformizar la harina conseguida.

Claro, cada tipo de harina sin gluten artesanal o casera tendrá sus propios procedimientos, por eso, anímate a revisar la siguiente sección, en donde te explicaremos cómo preparar cada una de las harinas desde casa.

Preparar harinas sin gluten paso a paso a paso

Preparar tu propia harina panificable

Preparar harina de yuca o raíz de tapioca

Preparar harina sin gluten integral

Preparar harina de maíz

Preparar Harina de mijo

Preparar harina de Chía

Preparar harina de trigo Sarraceno

Preparar harina de Amaranto (pira)

Preparar harina de Algarroba

Preparar harina de frijoles

Preparar harina de garbanzos

Preparar harina de arroz

Dónde comprar harina sin gluten

Si no tienes tiempo o no deseas preparar harinas artesanales, existen marcas de muy buena reputación que tienen tiempo distribuyendo todo tipo de harinas libres de gluten. Lo mejor de estas es que suelen venir preparadas especialmente para preparar recetas esponjosas, incluyen levadura, polvo de hornear, etc.

Además, la mayoría de las harinas sin gluten que hallarás en el mercado no son puras, sino mezclas especialmente preparadas para imitar la textura que puede conseguirse con harina de trigo tradicional. Estas mezclas se conocen como harinas sin gluten panificables.

Lo mejor de todo es que, tanto si decides comprar una harina sin gluten integral o una mezcla convencional, resultará en una opción sana y muy rica desde el punto de vista nutricional.

Esta es una ventaja que no tenían los celíacos hace apenas una década. Ahora puedes comprar fácilmente harina para repostería sin gluten, para pan, para pizzas y hasta harinas ecológicas.

Harina sin gluten Mercadona

Harina sin gluten Lidl

Harina sin gluten Gallo

Harina sin gluten Carrefour

Harina sin gluten Schar

Harina sin gluten Proceli

Harina sin gluten Amazon

Harina sin gluten Beiker

Harina sin gluten Eroski

Precio de las harinas sin gluten

Aunque las harinas sin gluten se pueden presentar de muchas formas y de distintas materias primas, el precio generalmente va desde unos XXX hasta unos YYY euros.

La harina sin gluten integral puede conseguirse también en rangos de precio de entre X y Y, mientras que la harina que proviene de granos o insumos provenientes de la agricultura ecológica pueden ser ligeramente más costosas. 

Las harinas sin gluten así como la mayoría de los alimentos que van dirigidos a personas con régimen de alimentación especial son más costosas que las convencionales. 

A veces, esto puede ser una simple estrategia de mercado, pero en otros casos, las harinas son preparadas por pequeñas fábricas que no pueden competir en cantidad y precio con las industrias tradicionales de alimentos. 

Por eso, si está en tus posibilidades, es bonito probar marcas locales de vez en cuando y apoyar a aquellos que se esfuerzan por hacernos las cosas más sencillas.