Síntomas de la celiaquía en adultos

En este artículo abordaremos un punto importante en la determinación de la enfermedad en adultos, es decir, los síntomas de la celiaquía en adultos. Pero antes veamos un tema intrínsecamente relacionado…

Una pregunta ¿Sabías que nuestro cuerpo contiene otro sistema nervioso tan complejo como el cerebro? Sí, se trata del sistema nervioso entérico (SNE), una red de neuronas tan extensa que algunos científicos la llaman “el segundo cerebro”. Veas cómo qué es, cómo funciona y cómo se ve afectado el SNE por la celiaquía.

La celiaquía y el sistema nervioso entérico

El sistema nervioso entérico transforma el alimento en energía y se encarga del control de la digestión en coordinación con nuestro sistema nervioso central ubicado en el cerebro.

Aunque nuestro tema principal se centra en esta patología llamada celiaquía veremos cómo afecta al SNE o laboratorio químico instalado en nuestro sistema digestivo.

Este laboratorio complejo se encuentra instalado a lo largo de la pared intestinal, que está recubierta por células especializadas. Dichas células funcionan como detectores químicos o receptores del gusto, y sirven como un control migratorio que identifica las sustancias químicas que ingerimos.

Con esta información el SNE determina las enzimas digestivas que trabajarán descomponiendo el alimento en partículas que el cuerpo pueda absorber, supervisándola y ajustándolas según sea necesario.

El tracto digestivo se asemeja a una línea de producción controlada principalmente por el SNE, que mueve el alimento a través del aparato digestivo indicándoles a los músculos de las paredes del tracto digestivo que se contraigan. La intensidad y la frecuencia de estas contracciones varía según sea necesario, como si fuera una cinta transportadora.

Esto deja claro que en un organismo donde el gluten no es bienvenido, las reacciones se harán sentir ya sea de manera directa o indirecta.

Una forma directa de estas reacciones son los dolores abdominales y diarreas, por ejemplo, que suelen sufrir los celíacos. Y las reacciones indirectas podrían asociarse con la mala asimilación de los nutrientes, que se traduce en un pobre funcionamiento (no al 100%) de algunos sistemas como el reproductivo, hepático y neuro-psiquiátrico.

Un celiaco o persona que no tolera el gluten contenido en algunos cereales como la harina de trigo, cebada y avena, simplemente activará ese segundo cerebro, ya que es una enfermedad fundamentalmente digestiva.

Aunque su localización es en el sistema digestivo, sus efectos se sienten en todo el cuerpo, de allí que se le defina como una enfermedad sistémica.

También se le define como autoinmune porque al consumir gluten el organismo de la persona daña sus propias células y tejidos.

Quien padece esta enfermedad, debe acostumbrarse para el resto de su vida a no ingerir alimentos y bebidas que contengan gluten y que la mayoría de las personas disfruta hasta de manera jactanciosa, en alimentos como son los pasteles, tortas, panes y pizzas.

Te invitamos a revisar nuestra sección de recetas sin gluten

No solo eso, también en bebidas como el vodka de alta calidad, algunos whiskys escoceses, el malteado, la cerveza y ginebra holandesa, ya que, el grano del centeno y la cebada se utilizan para la fabricación de estas bebidas.

También puedes revisar las bebidas alcohólicas sin gluten

Dificultades en la determinación de la enfermedad celíaca

Lo complicado de esta patología es que es crónica, o dicho de manera sencilla, no se cura. Otro detalle interesante, es que los síntomas son tan diversos que muchas personas pudieran estar padeciendo de esta enfermedad sin saberlo.

Eso es lo que opina el Dr. Miguel Fernández Arquero experto en celiaquía del Servicio de inmunología del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, explica que cuando las personas genéticamente predispuestas desarrollan esta intolerancia y consumen alimentos con gluten sufren

“una atrofia de las vellosidades del intestino delgado que afecta la capacidad de absorber los nutrientes de los alimentos”.

Dr. Miguel Fernández Arquero

Uno de los grandes problemas que presenta la celiaquía es que sus síntomas son muy variados y dependen de la edad y las características de los afectados, lo que puede dificultar el diagnóstico. Por ello, en la actualidad los expertos estiman que menos de la cuarta parte de los celíacos saben que lo son.

Síntomas de la celiaquía en adultos

Los síntomas de un celíaco varían según la parte del organismo que se vea afectada.

Afectado el sistema digestivo

La celiaquía que afecta al sistema digestivo se denomina celiaquía clásica, y algunos de los síntomas en este caso pueden ser:

  • Diarrea crónica
  • Anemia por falta de hierro,
  • Síndrome de malabsorción,
  • Pérdida de peso,
  • Distensión abdominal
  • Talla baja,
  • Astenia,
  • Adinamia,
  • Esteatorrea,
  • Dolor abdominal recurrente,
  • Distensión glositis
  • Aftas recurrentes.

Afectado el sistema metabólico

Cuando afecta el sistema metabólico el paciente presenta:

  • Anemia por falta de folatos,
  • Calambres,
  • Tetania,
  • Parestesias,
  • Edemas, 
  • Trastornos de coagulación,
  • Hipoesplenismo,
  • Hipotiroidismo
  • Hipertiroidismo que afecta su sistema reproductor.

En el sistema reproductivo especialmente en la mujer los síntomas son los trastornos menstruales, menarca tardía, aborto recurrente, infertilidad, amenorrea secundaria y menopausia precoz.

Si la afección se localiza en el hígado o también llamado hepático, manifiesta hipertransaminasemia aislada, esteatosis, hepatitis idiopática, cirrosis biliar primaria.

También puede afectar área cutánea con dermatitis herpetiforme, alopecia o psoriasis y la parte oral causando hipoplasia del esmalte dental. Otra zona afectada es el sistema nervioso central llamada neuro-psiquiátrica cuyos síntomas son ataxia, poli neuropatía, epilepsia, irritabilidad o depresión.

Y por último el sistema muscular y óseo que se manifiesta con fracturas frecuentes, osteopenia, osteoporosis, dolor óseo o raquitismo.

En los adultos, la enfermedad puede tener patrones de presentación diferentes, donde los síntomas pueden ser atípicos o estar ausentes, dificultando así el diagnóstico.

Los síntomas pueden ser: diarrea, apatía, irritabilidad, depresión, inapetencia, pérdida de peso, anemia ferropénica, dermatitis herpetiforme, osteoporosis, colon irritable, epilepsia, ataxia, tumor en el aparato digestivo, abortos, infertilidad, etcétera.

Debido a esto, uno de los grandes retos suele ser el diagnóstico, cuyas pruebas se basan en la sintomatología clínica, los datos genéticos, las determinaciones serológicas, y los hallazgos de las biopsias duodenales, junto con la respuesta a la dieta sin gluten.

También incluyen el estudio analítico debe incluir un hemograma completo, un estudio de coagulación, una bioquímica completa con determinaciones de hierro, índice de saturación de transferrina y niveles séricos de ferritina y, por último, pruebas de la función hepática.

Es importante destacar que al detectar a tiempo esta enfermedad se pueden revertir las lesiones y los problemas que presenta el paciente. Ya que el único tratamiento eficaz es una dieta estricta sin gluten y cuyos resultados se pueden sentir en apenas 2 semanas.

Lamentablemente la genética suele ser el mayor factor de riesgo en esta enfermedad, si nacemos predispuesto a no tolerar el gluten en nuestra dieta debemos suprimirlo para mejorar nuestra salud y por ende nuestra calidad de vida.

Esperamos que te haya gustado y que sea de utilidad la información sobre los síntomas de la celiaquía en adultos que presentamos en este artículo. Tal vez te interese también conocer también los síntomas de la celiaquía en…

Otros síntomas de celiaquía

Niños

Ancianos

Adolescentes

Embarazo